jueves, 7 de agosto de 2008

Los primeros ejemplos de decoraciones murales de época romana son aquellos que pertenecen al denominado I estilo pompeyano. De origen helenístico, se caracteriza por imitar incrustaciones de mármoles lujosos, desarrollándose entre finales del siglo II e inicios del siglo I a. de C. Es un estilo monótono y repetitivo, en el que siempre se imitan con estucos labrados las distintas lastras marmóreas, componiendo decoraciones más o menos lujosas que, excepcionalmente, se ven enriquecidas con frisos decorativos ya sean de tipo vegetal o figurativo.
.
Aunque se conservan originales helenísticos en la isla griega de Delos, los ejemplos mejor conservados y en mayor número se encuentran en la ciudad de Pompeya. Se conservan todo tipo de ambientes decorados en este estilo, ya sea atrios, cubículums, peristilos..., que guardan una extraordinaria similitud en sus decoraciones. Por regla general presentan un zócalo liso sobre el que se disponen varias bandas de lastras marmóreas coronadas por varias cornisas de estuco y éstas, a su vez, presentan sobre ellas un área sin decoración, pintada en un color liso, o más raramente un friso compuesto por semicolumnas o triglifos y metopas.
.
Ejemplos bien conservados hay muchos, pero quizás uno de los conjuntos más destacados es el de la Casa de Salustio en Pompeya. Conserva decoraciones de I estilo en el atrio y en las estancias que se abren a éste, el tablinum, las alae y algunos cubículums. Destaca esta decoración por su magnificencia y suntuosidad que debía recordar bastante a las riquísimas decoraciones de los palacios de las cortes helenísticas. Aunque estas pinturas actualmente están deslustradas, el grabado de arriba muestra la riqueza de color que presentaban dichas decoraciones durante su descubrimiento y da una idea de la riqueza decorativa que podía presentar el atrio de una vivienda suntuosa.
.
En recientes excavaciones llevadas a cabo en la misma ciudad de Pompeya se ha descubierto un nuevo estilo decorativo anterior al I estilo. Se trata del llamado "estilo cero", que data del período samnita (siglo IV a. de C.), que es similar a las pinturas murales descubiertas en algunas fosas de inhumación de la misma época actualmente albergadas en el Museo Archeologico Nazionale di Napoli, y que nos habla de casas suntuosas en un tiempo muy anterior al que se venía pensando hasta ahora.

3 comentarios:

elvira dijo...

creo que antes de viajar a Pompeya sería interesante que me recomendaras algún libro para entender los estilos I,II ..., aunque vengas de guía, estaría bien no empezar de 0, supongo que también sería interesante visitar el museo de Nápoles, aunque para el viaje queda todavía tiempo y lo planificaremos.
Para mi los viajes comienzan con el primer libro que leo para ubicarme, puede ser desde una guía a una novela.

El llano Galvín dijo...

Creo que uno de los libros mejores como introducción a Pompeya es una edición juvenil de Anaya. Se llama "La vida en el pasado: Pompeya" y es de Peter Connolly. Tiene buenas fotografías y unas reconstrucciones espectaculares. De hecho los trabajos de Connolly son buenísimos pero han quedado reducidos a obras de divulgación muy básica.
Conociendo ese libro te harás una visión muy buena del tema. Todo está tratado de forma clara y concisa, pero te permitirá conocer muchos aspectos del mundo romano.
Desde luego la visita a Nápoles es imprescindible, la gran mayoría de las obras pompeyanas está allí.

lavueltaaldia dijo...

cuando os vais? quiero muchas fotos para ver :)