miércoles, 16 de julio de 2008

Al leer libros acerca de Pompeya y del área vesubiana es frecuente encontrar un apartado dedicado a las víctimas de la erupción del Vesubio. Las imágenes de los habitantes de la ciudad son desgarradoras y algunas muy célebres, como el hombre sentado y tapándose la cara con las manos que falleció en la Palestra o el grupo familiar descubierto en el hoy llamado Huerto de los Fugitivos. Sin embargo además de personas allí habitaban otros muchos seres injustamente olvidados.
.
Si el número de víctimas humanas es altísimo, aunque únicamente se hayan encontrado unos 2000 cuerpos de los 12000 o 13000 habitantes que poseía Pompeya, el número de animales descubiertos también es muy importante. Muchos de ellos se encuentran asociados a las actividades domésticas o productivas de casas y villas, como caballos, mulas, cerdos, cabras... y otros a actividades más placenteras, ya que eran mascotas, en especial perros. Las primeras excavaciones no dieron ninguna importancia a los hallazgos de animales, encontrándose únicamente anotado en algunos casos, como los bueyes y mulas descubiertos en el área rústica de la Casa del Fauno, o los cerdos y ovejas descubiertos en el Macellum o mercado público. Sin embargo, más recientes excavaciones han permitido conocer nuevos hallazgos, muy interesantes desde el punto de vista económico y alimenticio, e igualmente desgarradores puesto que también tienen historias que contar.
.
El pánico que debió cundir durante las primeras horas de la erupción volcánica hicieron que muchas personas en su fuga olvidasen en sus casas a los animales que hasta el momento les habían ayudado en sus quehaceres cotidianos o que habían sido sus más fieles amigos. Los ejemplos son numerosísimos, quizá el más famoso es el caso del perro descubierto en la casa de Vesonius Primus; era el perro guardián de la casa y como tal se encontraba encadenado en las fauces de la casa, impidiendo la entrada de intrusos, pero fue olvidado allí y murió tras una larga agonía subiendo por los niveles de lapilli y cenizas hasta que la cadena se lo impidió. En varias casas y panaderías, donde mulas y asnos ayudaban a mover las ruedas de molino, los animales fueron encerrados en sus establos muriendo hacinados, como es el caso del grupo de mulas descubiertas en el establo de la Casa de los Castos Amantes y del que muestro uno de los ejemplares en la fotografía de arriba. Algo semejante ocurrió en la Casa de Amarantus donde una mula y un pequeño perro buscaron refugio, encontrándose éste entre las patas de la mula, quizá protegiéndose de la caída de lapilli. En la Casa del Brazalete de oro una rata huyendo del peligro cayó en el estanque del jardín y allí murió ahogada, siendo testimonio además de la insalubridad que debía reinar en una ciudad en la que el sistema de alcantarillado no era muy bueno y donde numerosos residuos se tiraban a la calle. En las casas del Poeta Trágico y del Barco de Europa se descubrieron sendos esqueletos de tortugas, típico animal de compañía en la casa romana. De procedencia desconocida aunque dentro de los límites de la ciudad de Pompeya también se ha descubierto los restos de un mono, animal foráneo y posible atracción en alguna casa elegante.
.
Los ejemplos son numerosos; son un importante testimonio de la forma de vida en el mundo romano y constituyen un importante legado para conocer parte de los hábitos vitales de los hombres que habitaron aquellas ciudades.
-
No quiero caer en el melodrama, sólo he utilizado esta entrada como introducción a futuros textos acerca de los otros habitantes de Pompeya, que configuran un nutrido grupo, y que han aportado importante documentación tanto en cuanto a los hábitos alimenticios de la población se refiere como en lo que respecta a las condiciones climáticas de la zona y los seres vivos que allí vivían, distintos de los que se pueden encontrar en la actualidad.

11 comentarios:

lavueltaaldia dijo...

interesante...nunca habia visto lo que encontraron...pensaba que solo quedo la ciudad y poco de las personas que vivian alli...impresionante! entiendo porque te fascina tanto pompeya...

El llano Galvín dijo...

Sí, hay mucho mito en torno a Pompeya, la realidad es muy distinta y hay tantos aspectos para estudiar... A mí lo que más me interesa es el contexto doméstico y todo lo que engloba, animales y plantas incluidos.

lavueltaaldia dijo...

yo creo que a pompey le rodea mas el aspecto morboso...pero a parte de lo que pueda ver en torno a mitos y realidad creo que es una ventana a lo que era la vida de aquella epoca.

me iria a hacer una sesion de fotos si me dejaran la ciudad para mi unas horas ;)

El llano Galvín dijo...

Pues nos vamos cuando quieras, creo que puedo ser un buen guía y podría contarte montones de cosas que te harían ver aquello de una forma diferente.
Además creo que podrías hacer fotografías increíbles. Habrá que pensarlo!!!

lavueltaaldia dijo...

lo que no entiendo es como no has estado ya! es un viaje que tenemos pendiente despues de que vengais a visitarme por supuesto ;)

El llano Galvín dijo...

Pues porque es un viaje que no quiero hacer sólo. Tengo tantas cosas que compartir que si estoy sólo por allí lo mismo me da el síndrome de Stendhal, y tampoco quiero parecer un loco paranoico que habla solo y que va corriendo de un lado para otro viendo cosas y alucinando en colores ¿será por eso por lo que nadie ha encontrado un hueco para venirse conmigo? Prefiero no pensarlo...

sandra dijo...

deberias preguntar si es por eso o no ;) no lo creo...nunca lo has propuesto en la asamblea general, al menos nunca lo he oido como posible plan de viaje...sera por eso!

pues un secreto: yo cuando me salen mejores fotos es cuando voy sola y cuando disfruto mas de las cosas que hay alrededor...con amigos es genial, pero cuando es algo que realmente ne gusta me gusta estar sola...precisamente porque creo que nadie me entiende.

El llano Galvín dijo...

Lo he propuesto mil veces, pero como estás en la distancia no lo has oído.
Todo el mundo se apunta pero luego ningún plan sale adelante, c'est la vie...
Tienes razón en lo de que hacer las cosas a tu bola es muy gratificante, y habitualmente lo hago, pero es que irme a Pompeya y no poder compartirlo me mata, aunque no creas que no lo he pensado mil veces. Será lo que haga finalmente. Aunque después de ir a Kuopio ¿no?

sandra dijo...

no os voy a perdonar sino venis...ya han pasado dos anitos y nada...es que! con lo bonito que es viajar!

elvira dijo...

hola, siento inmiscuirme así y sin pedir permiso, para lo del viaje lo único que tienes que hacer es poner fecha.
y ahora una curiosidad, cuál es la extensión de Pompeya aproximadamente y cuántas casas han encontrado.
Estoy aprendiendo mucho con tu blog.

El llano Galvín dijo...

La fecha de la digo en cuanto me operen ¿ok?
Vamos a ver, la extensión de la ciudad es bastante grande; no sabría decirte cuantas hectáreas tiene, pero la calle principal mide aproximadamente un kilómetro. Viviendas y negocios hay cientos, así que es una visita larga. Además hay una serie de yacimientos en las proximidades que son increíbles: la Villa Regina, la Villa de Sabina Poppaea en Oplontis (era la mujer de Nerón así que imagina su vivienda), las villas de Stabiae, Herculano...
Un paraíso para quien le apasione el mundo romano.