viernes, 6 de marzo de 2009

De re coquinaria me ha hecho partícipe de la situación absolutamente irregular y preocupante que están viviendo, ahora mismo, los profesores de clásicas. Por eso me sumo a sus reivindicaciones e intento ayudar en lo posible.
.
Utilizo las palabras de un profesor de clásicas (Nihil sub sole novum) para presentar la situación:
.
"Con este MEME se nos invita a defender a las optativas de Referentes Clásicos en las manifestaciones culurales modernas y Fundamentos Léxicos de las ciencias y la técnica.
En otras ocasiones nos hemos quejado de sus largos y rimbombantes nombres, pero un análisis de cada una de las palabras del nombre de estas asignaturas nos permite caer en la cuenta de su importancia, su utilidad y la necesidad de su presencia en el sistema educativo.
¿Qué es un referente?
¿Qué entendemos por clásico?
¿Qué importancia tienen en nuestro mundo las manifestaciones culturales?
Aportamos lo que se dice de esta asignatura en la Orden de 10 de mayo de 1995, que establece las optativas de bachillerato y regula su curriculum:En este sentido, la formación humanística, basada en la oferta de las materias comunes ampliada y matizada necesariamente por la introducción de materias optativas como la presente, es fundamental para conseguir el ideal educativo antes mencionado, de consolidar una formación profunda, flexible y operativa, al mismo tiempo que especializada según la modalidad de Bachillerato escogida, tal como se basa en un ejercicio metódico y disciplinado de reflexión sobre las bases y los fundamentos de las diversas realidades que configuran el mundo actual no sólo desde una perspectiva de progreso en el conocimiento racional de las cosas sino también desde una actitud de utilización de los recursos al alcance y al servicio de los seres humanos y de la comunidad de la que forman parte.
La presencia concreta en el cuadro formativo de la materia optativa -referentes clásicos de las manifestaciones culturales modernas- viene justificada por el hecho de que la cultura clásica o grecolatina es la base fundamental donde se asienta la cultura europea moderna, cuyas diversas manifestaciones constituyen los precedentes y los modelos de la mayor parte de las manifestaciones culturales actuales.
Los orígenes del pensamiento racional y de la explicación científica de la realidad se encuentran en los albores de aquella cultura.
Los mitos, los planteamientos ideológicos, las actividades vitales, la concepción del mundo, los hábitos y costumbres existentes en las sociedades clásicas son en buena manera operativos en nuestras sociedades. Es de destacar, por lo que respecta a las manifestaciones artísticas, la vigencia de la producción literaria en griego y en latín, de su configuración en géneros y de los tópicos y recursos estilísticos empleados que constituyen una tradición literaria sin la cual no son explicables las literaturas europeas modernas. Las instituciones políticas existentes en Grecia y en Roma, la concepción del ciudadano y su participación en la vida de la ciudad, así como la organización social y la lucha derivada de los enfrentamientos de los diversos estamentos o clases son un precedente de inestimable conocimiento para un ciudadano europeo.
El derecho romano constituye la base de nuestro derecho privado, y, por tanto, de nuestra vida jurídica más cotidiana.
Por si esto fuera poco, la asignatura desarrolla en el alumno las siguientes capacidades:
1. Conocer y valorar los procesos culturales y los elementos fundamentales que han convergido en la actual configuración de Europa como entidad cultural compleja desde las raíces de la cultura clásica.
2. Apreciar en las construcciones intelectuales modernas: ciencia, técnica, filosofía, etc. los componentes clásicos que han permitido los desarrollos y avances conseguidos hasta la actualidad.
3. Reconocer en nuestra vida como ciudadanos los elementos de la tradición clásica que informan las instituciones, las leyes, las costumbres y los instrumentos jurídicos de nuestras sociedades organizadas políticamente.
4. Conocer y sentir como propios los diversos componentes de nuestra cultura y sus manifestaciones a nuestro alrededor.
5. Respectar los componentes culturales ajenos a la nuestra.
6. Conocer los modelos artísticos y literarios clásicos y apreciar su influencia en las manifestaciones artísticas posteriores.
7. Reconocer los recursos estilísticos elaborados por las literaturas clásicas en los diversos niveles de uso de las lenguas modernas, especialmente en los textos literarios.
Una asignatura así forzosamente ha de mantenerse en los planes de estudio y ha de ser elegible por todos los alumnos, cualquiera que sea su modalidad de bachillerato. Pienso que se sacaría más provecho de la asignatura, si esta se insertara en 2º de bachillerato.
¿Y qué decir de Fundamentos?
¿Qué es un fundamento?
¿De qué se quejan nuestros colegas de lengua?
De la falta de comprensión del léxico de los alumnos; si este léxico es específico de la ciencia y la técnica, el desconocimiento es aún mayor.
¿Quién lo puede subsanar?
Copio la introducción a la asignatura en la citada Orden de 1995: Se pretende con ello mejorar el nivel lingüístico de los estudiantes del Bachillerato proporcionándoles unos conocimientos de carácter instrumental, complementario y polivalente, es decir, se trata de suministrar una serie de recursos encaminados a la finalidad prevista, que sirva de elemento auxiliar provechoso para comprender mejor los contenidos de otras materias y sea útil para todos los campos del saber y de la comunicación. Con este tipo de técnicas creemos que no será tan habitual como hasta el presente que los estudiantes se vean incapacitados para avanzar en sus estudios por la incomprensión del vocabulario técnico que tienen que manejar constantemente.
Este vocabulario es de origen griego y latino casi en exclusividad, porque los griegos crearon la ciencia y, por tanto, el léxico correspondiente, y los romanos lo transmitieron a la posteridad incorporándolo a todas las lenguas cultas de Occidente. Por eso, el dominio de estos recursos debe tener efectos provechosos no sólo en el ámbito de la propia lengua, sino en las lenguas modernas europeas, como inglés, francés o alemán. Quien conoce estos procedimientos entiende ese vocabulario también en éstas, pues lo único que lo diferencia es el distinto tratamiento fonético para adaptarlo a cada una en particular. Esta constatación les hará tomar conciencia de las afinidades entre las distintas lenguas, lo que les beneficiará en el futuro, y se verá reforzado el sentimiento de comunidad europea basado en las fuentes que conforman el espíritu occidental, la cultura griega y romana.
Esta materia pretende actuaciones específicas para profundizar y mejorar el conocimiento de la lengua; está dirigida a los estudiantes de cualquiera de las cuatro modalidades del Bachillerato y busca la proyección en etapas posteriores, tanto en la continuación de estudios superiores, como en la preparación para los distintos campos de la actividad profesional.
El dominio de estas técnicas debe servir, además, para tomar conciencia de que la formación de vocabulario no es sólo cosa del pasado, sino que constantemente se acude a ambas lenguas por su capacidad de síntesis, de derivación, composición y sufijación, y por la amplitud de su vocabulario para dotar a las distintas ciencias de un vocabulario unívoco, universal e indefinidamente renovable.
Por otra parte, el conocimiento de determinados referentes culturales que en el mundo occidental derivan directamente del clásico llevará a un análisis crítico de realidades del mundo contemporáneo. Por ello, este currículo pretende estudiar las palabras no sólo desde un punto de vista lingüístico, sino también cultural, pues hacer una historia de las palabras conlleva hacer un estudio de las civilizaciones que las crearon e hicieron evolucionar, lo que permite comprender la directa dependencia de nuestra civilización respecto a aquéllas.
¿Qué objetivos se marca?
Muy bellos, adecuados, necesarios, precisos y variados.
1. Mejorar la comprensión oral y escrita de los diferentes tipos de mensajes, tanto científico-técnicos, como de comunicación general.
2. Perfeccionar la expresión oral y escrita con la precisión y el rigor que proporciona el conocimiento del significado auténtico de las palabras.
3. Favorecer el aprendizaje de las demás materias del Bachillerato con la utilización de este recurso complementario mediante la aplicación de una didáctica activa, práctica y experimental.
4. Alcanzar un amplio conocimiento de la composición y derivación de palabras de las lenguas modernas, especialmente de las dos lenguas de la Comunidad Valenciana.
5. Adquirir un aprendizaje significativo, no memorístico, no sólo en este espacio de optatividad, sino también en otros.
6. Favorecer la integración de los conocimientos de diferentes materias con alcance interdisciplinar.
7. Capacitar al alumnado para la incorporación a estudios superiores o facilitarle el tránsito a la vida activa en los diversos campos profesionales.
8. Integrar el alumno en una sociedad multilingüe, fomentando las actitudes de tolerancia y respeto hacia los distintos pueblos, y tomar conciencia de la comunidad de la cultura Occidental sobre los principios de la Cultura Clásica.
9. Mantener el equilibrio entre unidad, diversificación y especialización y acabar con la separación entre alumnos de letras y ciencias para integrarlos en un espacio de optatividad común.
Esta optativa, que se nos quiere hurtar, es imprescindible en mi opinión. Debe poder ser elegida por alumnos de cualquier modalidad y debe estar presente en 1º de bachillerato, para subsanar cuanto antes las carencias léxicas de los alumnos."
.
Como ayuda podemos descargar el
documento que se acompaña en este post; enviarlo a las direcciones de los sindicatos y representante de la Consellería, que aparecen en él; y firmar el libro de recogida de firmas abierto al efecto.

2 comentarios:

lavueltaaldia dijo...

yo soy de ciencias, pero reconozco que la educacion en muchos aspectos se esta echando a perder. uno de ellos es el conocimiento de clasicos, pero de todas la epocas. puede que no venga mucho al caso pero ayer leia un libro de benedetti y uno de los personajes contaba que trabajaba en un videoclub que se habia especializado en clasicos y que le fascinaba como los jovenes preguntaban por viejas peliculas en blanco y negro como si fueran piezas de arqueologia y por las que sentian curiosidad. yo he sentido esa curiosidad por el cine clasico, no tanto por la literatura, pero al menos conozco escritores y obras...me han entrado ganas de leer proust! :)

El llano Galvín dijo...

Hola Sandra!!
Estoy contigo, la educación ha ido bajando de calidad poco a poco, pero además parece que los adolescentes tampoco tienen mucha curiosidad por aprender mucho (hay excepciones claro está). Si el problema está en el sistema educativo o en el entorno familiar ya no lo sé.
Aunque no hayas sentido tanta curiosidad por la literatura tus ganas de leer a Proust son certeras ¡es magnífico! Yo te recomiendo que leas "Por el camino de Swann" o algunos de sus cuentos, seguro que te gustan.
Un beso!!!!