miércoles, 10 de diciembre de 2008

El lejano Egipto, con su clima árido y seco, ha reportado infinidad de material orgánico perteneciente a las distintas culturas que allí han habitado. Los períodos ptolemaico y romano están bien representados en numerosos hallazgos especialmente, en el último caso, en el oasis del Fayum. Sin embargo, ha sido la pequeña ciudad de Oxyrinchus la que mayor cantidad de documentación ha conservado, con su ingente colección de papiros y ostracas que han permitido reconstruir de una forma fidedigna gran parte de los aspectos de la vida cotidiana del final del mundo egipcio.
.
El archivo de Zenón, del período ptolemaico, y la inmensa colección de papiros de los períodos ptolemaico y romano estudiados por la Egypt Exploration Society conservan auténticas joyas, aunque a mí personalmente me fascinan las cartas personales, ya sean formales, cariñosas o recriminantes. Creo que son la verdadera muestra de la personalidad de aquellas personas que habitaron el mundo clásico y sorprenden por sus formalismos y falta de espontaneidad, aunque de buen seguro que no serían tan comunes como lo eran hasta hace bien poco. Escojo una de ellas, perteneciente a la ya citada colección de papiros de Oxyrinchus:
.
"Flavius Herculanus a la dulce y muy honorable Aplonarion, muchos saludos. Me he alegrado mucho al recibir una carta que me dió el cuchillero, si bien no he recibido la que tú me dices haber enviado a través de Platón, el hijo del bailarín. Pero me ha apenado mucho que no hayas venido al cumpleaños de mi hijo, ni tú ni tu marido, os habríais podido divertir en su compañía algunos días. Sin duda tuviste algo más importante que hacer, y ésa es la razón de que nos hayas desdeñado. Te deseo tanto como a mí mismo que seas siempre feliz, pero de nuevo lamento que estés lejos de mí. Si lejos de mí no eres infeliz, me alegro con esa felicidad, incluso aunque me consuma el no poder verte. Haz lo que te parezca. En cualquier momento que tú desees vernos serás recibida con alegría. Ven, te lo ruego, a Mesore para que podamos verte. Transmítele mis saludos a tu madre, a tu padre y a Callías. Mi hijo te saluda, así como su madre y Dionysius, el trabajador que me ayuda en el establo. Saludos a todos los que te aman. Ruego por tu salud".

4 comentarios:

Fujur dijo...

MMMM... y que harían en el establo con el domador de caballos??

a veces da la sensación de que en Roma eran más diestras con la retórica y la lectura subliminar jeje

un abrazo!

pd: de ElFayum me quedo con las pinturas (creo que sepulcrales). Magníficas. Eh! dejamos Pompeya!
;-)

El llano Galvín dijo...

No sé si habrá algún mensaje subliminar, pero desde luego los afectos no son los de ahora. Los traductores apuntan que Aplonarion pudiera ser una esclava liberta de ahí su conocimiento por parte del otro esclavo. En cualquier caso son meras conjeturas.
No sé yo si dejaré de hablar de Pompeya, ya sabes que es mi ámbito, pero intentaré ir metiendo otras cosillas, aunque siempre depende del espíritu con el que uno empiece a escribir.
Yo también me quedo con los retratos funerarios de El Fayum, son increibles. Te recomiendo a Euphrosine Doxiadis que trata el tema y tiene libros con una colección de fotografías excelentes.
Un abrazo!!!

El Arte del Arte dijo...

Genial documento el que nos presentas. Leyendo la misiva parece que no haya pasado tanto tiempo de ella hasta entonces ya que la nota y su lenguaje "coloquial" parece cualquier mail o carta que podamos escribir hoy en día.

Hablas de documentos del periodo egipcio, como bien dices hay muchos que nos han llegado a nuestros dias como estas cartas pero por mi parte y sin lugar a dudas me quedo con el Libro de los Muertos... Una maravilla. Además con un poco de conocimiento de iconografia egipcia se pueden descifrar mensajes en sus dibujos que van mucho más allá del goce estetico qeu nos puedan producir.

Ya te dije en otra ocasión que me gusta tu blog, aunque tengo actualmente poco tiempo para comentar siempre que me és posible me gusta indagar en él y ver lo que escribes.
Mil besos!!

El llano Galvín dijo...

Hola Glo!!
Muchas gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo contigo en que el Libro de los Muertos es uno de los documentos más importantes de la cultura egipcia, sin embargo a mí lo que más me llega son los recuerdos de la vida cotidiana de las personas del pasado. Me impresiona mucho que el único recuerdo que quede de alguien sean sus posesiones y, en la mayoría de los casos, ni siquiera se sabe a quien pertenecieron. Seré un nostálgico? ;)
Un beso!!