domingo, 19 de septiembre de 2010

"Una vez fuera del edificio empezó a caminar hacia la avenida Lexington para tomar el autobús. Entre la Tercera y Lexington metió la mano en el bolsillo para sacar el monedero y encontró el bocadillo. Lo extrajo y empezó a bajar la mano para dejarlo caer en la calle, pero volvió a guardarlo en el bolsillo. Pocos años atrás, le había llevado tres días tirar el pollito de Pascua que había encontrado muerto en el serrín del fondo de la papelera".
.
"Justo antes de la guerra con los esquimales", Nueve cuentos, J.D. Salinger

4 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Tremenda esa afirmación de los tres días que le costó tirar el pollito... A mí me hubiera costado cogerlo. En este texto se adivina la genialidad de Salinger. Un abrazo, querido amigo.

El llano Galvín dijo...

Hola Isabel!
Yo tampoco recogería el pollito por pena que me diera pero tras esas palabras se esconden tantas cosas... Hasta ahora no había leído a Salinger y desde luego es soberbio ¡vaya cuentos!
Un beso!!!

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Pues yo tampoco he leído nada de Salinger, pero ahora me dejas en ascuas con este párrafo que has colgado en tu post. Tendré que hacerme con esos cuentos. Otro beso y de nuevo mi enhorabuena y la mejor de las suertes para tu exposición, amigo mío.

El llano Galvín dijo...

Hola Mayte!!
Si puedes consigue estos cuentos, son magníficos. Todos los cuentos tienen algún personaje que está al límite en medio de la cotidianeidad más absoluta y eso hace que podamos sentirnos muy cercanos a sus personajes y situaciones, porque ¿quién no se ha sentido alguna vez totalmente ajeno a lo que le rodea?
Un beso!!