domingo, 18 de abril de 2010

"En el cuarto orfanato habíamos concebido la idea de que esperar era una suma. Cuando el tiempo no habla, no come, no duerme, no piensa, no se desarrolla, el tiempo languidece y esperar es el acto de fe que inaugura un segundo lleno de vida. Esta nueva categoría de tiempo debía actuar como una suma, debía ser como dotar a la muerte de una perspectiva, aunque esa perspectiva se lograra con una proyección de sombra. Eso era la espera: una esperanza ganada al tiempo mismo".
.
Viaje de estudios, Menchu Gutierrez

6 comentarios:

Bonito dijo...

gracias por tu lindo comentario.

El llano Galvín dijo...

No hay de qué hombre! Espero que tengas mucha suerte con tu proyecto!

maría dijo...

guau

El llano Galvín dijo...

Desde luego...

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Hola, Juan Carlos. Estas palabras del texto de Menchu Gutiérrez me dejan consternada ...la espera como una esperanza ganada al tiempo mismo...Lugares deprimentes, sin duda, los orfanatos... ¡Un beso fuerte y muy feliz finde, artista del collage!

El llano Galvín dijo...

Hola Mayte!!
La verdad es que habitualmente vemos la espera como una resta, en general como tiempo perdido, aunque bien pensado no es así, para mí suele ser tiempo para estar conmigo mismo, que no es poco...
Un beso!!